Altas capacidades, ¿éxito asegurado?

Altas capacidades, ¿éxito asegurado?

Sea cual sea el punto de vista que se tenga sobre el papel que juega la familia en la educación de los hijos, se suele coincidir en que es el contexto más importante para el desarrollo al menos hasta que los hijos adquieren la independencia suficiente. Existe una abundante literatura sobre la familia, su estructura, las estrategias educativas, la educación de niños con problemas, etc. Pero cuando hablamos de la educación de niños “inteligentes”, con altas capacidades, nos encontramos con que es una de las áreas más desconocidas por la ciencia. Si se revisa la literatura existente, se encuentra una mayor dedicación a las necesidades intelectuales y de aprendizaje que a otro tipo de necesidades relacionadas con aspectos emocionales y de orientación personal y familiar. Aunque los padres de este tipo de niños pueden sentirse afortunados, también deben enfrentarse a problemas únicos.

¿Qué significa tener altas capacidades?Altas capacidades

Es aquella persona cuyas capacidades son superiores a las normales, o a las esperadas a su edad y condición, en varias áreas de su conducta. La superdotación es un estado al que se llega en la edad adulta. Se puede nacer con unas capacidades que, debidamente trabajadas y desarrolladas, se convertirán en capacidades superiores. La superdotación es poco predecible a edades tempranas, por eso unas altas expectativas en un niño/a pequeño/a puede resultar perjudicial tanto para el niño/a como para la familia.

Aunque se suele asumir que “superdotado” es una etiqueta positiva, la realidad es que provoca reacciones de todo tipo (positivas, negativas y neutras). A fin de cuentas, es una etiqueta y la primera impresión que los padres tienen de sus hijos es que son diferentes y especiales. Por ello, lo correcto es que cuando se diagnostique una sobredotación se le dé a los padres unas nociones de cómo tratar a sus hijos. Por ejemplo, no deben limitarse a decirles a sus hijos “Hijo, eres más inteligente que el resto“, sino que deben explicarles que tienen unas ciertas capacidades que deben trabajar mucho.

Algunos de los problemas más comunes son:

  • La definición de roles maternos/paternos y del niño, ya que se duda en tratar al crío como tal o como adulto.
  • La existencia de conflictos con los hermanos, ya que no se crea una relación igualitaria y esto puede llevar al niño con alta capacidad a ser autoritario y controlador.
  • Los padres pueden sentirse incapaces en cuanto al soporte emocional que un niño “diferente” puede necesitar o a la hora de ofrecer un entorno lo suficientemente estimulante.
  • Adaptaciones de la vida familiar a las necesidades del niño. Esto es positivo hasta el momento que no permita el desarrollo y restrinja las posibilidades del resto de los miembros.

Altas capacidades

Términos

Algunos términos son usados o interpretados como sinónimos o equivalentes de altas capacidades o superdotación, pero no es así. Éstos son:

  • Talento: supone una capacidad focalizada, es decir, muestra un elevado rendimiento en un área determinada de forma independiente al rendimiento que podría mostrar en otras. En cambio, el superdotado es capaz de adaptar sus capacidades a cualquier contenido.
  • Creatividad: es un concepto amplio que se refiere a la fluidez de ideas, a la flexibilidad, variedad, facilidad y originalidad de enfoques diferentes ante los problemas. La creatividad ha de estar presente en la superdotación. Se puede ser creativo sin ser superdotado, pero no se puede ser superdotado sin ser creativo. Además, no se debe encasillar el concepto de creatividad con el de expresión artística.
  • Maduración precoz: es un desarrollo más temprano que el resto de sujetos de la misma edad. Que exista maduración precoz no significa que exista sobredotación, ya que con el tiempo el sujeto puede igualarse con el resto o concretar algún talento.
  • Genio: son miembros con gran superioridad o super-superdotados. Se ha utilizado largamente para individuos que han realizado grandes aportaciones para la sociedad.
  • Brillante: se ha utilizado normalmente para referirse a sujetos con mayor inteligencia que el resto de sujetos de su entorno. Por ejemplo, el que muestra un mayor rendimiento académico.
  • Excepcional: son aquellos sujetos que se desvían de la media, por lo cual tanto puede serlo un superdotado como un sujeto con discapacidad intelectual.

Como conclusión…

Por lo tanto, no es todo positivo para un sujeto con altas capacidades, ni ésta es sinónimo de éxito. En el 50% de los casos existe fracaso académico; fracaso social debido a que sienten que nadie los va a entender, lo que les lleva al aislamiento; desconocimiento de sí mismos; sentimientos de frustración, aburrimiento y desmotivación; percepción de la inteligencia como carga (lo que puede ser debido a la presión social, por ejemplo, la ejercida por los padres); y, el tan comentado, fallo del sistema educativo con respecto a sus características especiales. Así que es necesario trabajar con la familia y con el niño para que éste se encuentre en un entorno lo suficientemente estimulante, no sólo a nivel intelectual y académico, sino también social y afectivamente. Para ello, en los últimos años, se están poniendo en marcha programas para niños/as y adolescentes con estas características.

Bibliografía

Pérez, L. (2004). Superdotación y familia. Faísca, 11, 17-36.

Sastre i Riba, S. & Acereda, A. (1998). El conocimiento de la superdotación en el ámbito educativo formal. Faisca: Revista de Altas Capacidades, 6, 3-25.

Laura Sánchez

Graduada en Psicología y Máster en Psicología de la Intervención Social y Comunitaria en la Universidad de Sevilla, donde fue alumna interna en el Departamento de Psicología Experimental. Opositora al Cuerpo Superior de Técnicos de Instituciones Penitenciarias. | Contacto: laurasanchez@elbauldelapsique.com

Deja un comentario