Disfrazando al machismo

Disfrazando al machismo / © UN Women-Neelabh Banerjee.

En los países occidentales las formas tradicionales de machismo son cada vez menores; sin embargo, la igualdad entre hombres y mujeres está muy lejos de ser una realidad. Esta situación nos indica la existencia de formas más sutiles o encubiertas de sexismo.

El sexismo hostil, que se identifica con lo que llamamos “la forma tradicional de sexismo”, se relaciona con sentimientos negativos hacia las mujeres. Por otro lado, el sexismo benevolente o “más moderno”, convive con la aceptación de valores igualitarios y socialmente deseables. Este sexismo puede ser incluso más peligroso que el hostil, ya que puede utilizarse para compensar o legitimar el sexismo hostil.

Machismo
Copyright: UN Women/Neelabh Banerjee. Traducido por: El Baúl de la Psique.

El sexismo hostil es entendido como una antipatía hacia la mujer. En cambio, el benevolente es un conjunto de actitudes hacia la mujer considerándola estereotipada y limitada a ciertos roles pero con un tono afectivo positivo. Este tono puede despistar a la mujer ya que incluso puede confundirse con caballerosidad.

Ambos tipos de sexismo se articulan entorno a tres componentes:

El paternalismo: al igual que un padre se comporta con sus hijos, por una parte le ofrece protección y afecto y por otro, es el que manda sobre ellos. Esto legitima la superioridad de la figura masculina y la consideración de las mujeres como débiles y frágiles.

La diferenciación de género: las mujeres son diferentes y no poseen las características necesarias para hacer nada más allá de la familia y el hogar.

La heterosexualidad: la motivación sexual hace que el grupo dominante (hombres) sea dependiente del grupo subordinado (mujeres). Por esto, son peligrosas y manipuladoras.

Mitos y prejuicios

Actualmente existen en nuestra sociedad una serie de mitos y prejuicios en cuanto a las relaciones de pareja (sutiles, interiorizados y casi imperceptibles) que son muy peligrosos. Éstos suelen dar lugar al machismo benévolo, caldo de cultivo para la violencia de género (la cual, por cierto, está alcanzando su cota récord y es cada vez mayor entre adolescentes). La mayoría de ellos relegan (amablemente) a las mujeres a un segundo plano en el que el hombre tiene que protegerla y/o someterla. Estas creencias también otorgan a la mujer características como la paciencia, la dulzura, la comprensión y el rol de cuidadora familiar. En cuanto al hombre, además de ser el protector y sustentador de la familia, se le atribuyen características como la agresividad, la valentía y la valía en el trabajo.

Todo esto está muy relacionado con la idea del amor romántico:

  • La idea de la media naranja y de que tenemos a alguien predestinado.
  • La pasión intensa debería durar para siempre.
  • El amor es ciego.
  • El matrimonio es la tumba del amor.
  • Los celos son una prueba del amor.
  • Separarse o divorciarse es un fracaso.
  • Se puede amar a alguien a quien se maltrata.
  • Se puede maltratar a alguien a quien se ama.
  • El amor verdadero lo puede todo.

Así que cuidado con el amor romántico y las formas “sutiles” de machismo. Que no os engañen. A veces, incluso sin darnos cuenta, el machismo comienza por nosotras mismas. ¿Qué piensan nuestros/as lectores/as?

Machismo

Bibliografía

Expósito, F., Glick, P. & Moya, M. (1998). Sexismo ambivalente: medición y correlatos. Revista de Psicología Social, 13(2), 159-169.

Marroquí, M. & Cervera, P. (2014). Interiorización de los falsos mitos del amor romántico en jóvenes. Reidocrea, 3, 142-146.

Rodríguez, Y., Lameiras, M., Carrera, M.V. & Faílde, J.M. (2009). Aproximación conceptual al sexismo ambivalente: estado de la cuestión. SUMMA Psicológica UST, 6(2), 131-142.

Laura Sánchez

Graduada en Psicología y Máster en Psicología de la Intervención Social y Comunitaria en la Universidad de Sevilla, donde fue alumna interna en el Departamento de Psicología Experimental. Opositora al Cuerpo Superior de Técnicos de Instituciones Penitenciarias e investigando en Historia de la Psicología. | Contacto: laurasanchez@elbauldelapsique.com

3 comentarios

  1. Me parece interesante la reflexión acerca de la diferentes formas de machismo, pero me ha faltado un poco más de concreción acerca de las formas que puede tomar el machismo benevolente. Por ejemplo, además de mencionar mitos y prejuicios relacionados con el amor romántico, creo que hubiera resultado interesante detallar y desmontar algunos de ellos.

    PD: Por cierto, la ‘protección’ de esta página no va a impedir a nadie plagiar el texto (copiar + pegar el código HTML de este contenido me ha llevado 2 minutos, y no he necesitado ninguna herramienta especial). Con esta clase de cosas solo consigues ponérnoslo más difícil a los que queremos citar una parte tu artículo al compartirlo.

    1. Buenas tardes, mclois. Muchas gracias por tu comentario. Nuestra web está orientada a la divulgación, y por tanto, no hacemos revisiones bibliográficas exhaustivas sino que tendemos a hacer recorridos generales por los temas con la intención de llegar al mayor público posible. De todas maneras, atendemos a tu comentario y, además, estás invitada a colaborar con nosotros cuando quieras, enlazando una entrada para profundizar más o sobre el tema nuevo que quieras siempre que tenga alguna relación con la Psicología. Por otra parte, nos gustaría que nos pasases el enlace de donde nos hayas citado, si ha sido así. También decirte que tendremos en cuenta lo que nos dices sobre la protección de los textos, pero está así debido a problemas en el pasado.

      Un saludo y gracias.

      1. Hola de nuevo, mclois. Entiendo lo que quieres decir. Como te he comentado anteriormente, la configuración de la página se debe a problemas que tuvimos en el pasado, pero siempre estamos abiertos a nuevas sugerencias y opiniones así que muchas gracias por tu comentario. Un saludo y esperamos que sigas leyendo El Baúl de la Psique 🙂

Deja un comentario