Efectos psicológicos de la droga caníbal a corto, medio y largo plazo

Efectos psicológicos de la droga caníbal a corto, medio y largo plazo

En mayo de 2012, la prensa internacional se hacía eco del extraño incidente del ataque caníbal en Miami: Rudy Eugene, de 31 años, fue encontrado por las autoridades locales despedazando a mordiscos a su víctima, Ronald Poppo, a quien sacó los ojos y que perdió más del 75% del rostro en esta brutal agresión.

Dos años más tarde, en España, comenzaron a saltar las alarmas: la droga que parecía estar detrás de tal suceso había llegado a las Islas Baleares y su consumo se hacía cada vez más popular.

En muy poco tiempo, la denominada droga caníbal, más tarde también llamada sales de baño, se ha insertado en la sociedad y se ha ido extendiendo especialmente entre la población más joven. Sin embargo, poco se conoce aún sobre cuáles son sus verdaderos efectos en la conducta y en el funcionamiento psicológico de quien la consume, que pueden ir desde simple agitación hasta, incluso, la muerte.

Droga caníbal o sales de baño

¿Qué es exactamente la droga caníbal?

Se trata de una droga sintética que suele clasificarse dentro del grupo de las “Drogas Emergentes”, sustancias no reguladas o fiscalizadas que han sido diseñadas para emular los efectos de otros estupefacientes más conocidos como la cocaína o la metanfetamina, aunque su composición química es distinta. Dentro de este grupo, encontramos las catinonas sintéticas, entre las cuales se incluye la droga caníbal o metilendioxipirovalerona (en adelante, MDPV), que suele presentarse como un polvo blanquecino y que habitualmente es consumido de manera oral o nasal, aunque también puede administrarse por vía rectal, intramuscular, sublingual o fumada y, con menor frecuencia, por vía ocular.

¿Cómo interactúa con el cerebro?

Como se ha mencionado previamente, las sales de baño ponen en marcha mecanismos cerebrales similares a los que se producen al consumir psicoestimulantes como la cocaína. En este sentido, el principal efecto que causa la MDPV es la inhibición de los transportadores presinápticos de monoamina (neurotransmisores como la dopamina, la noradrenalina y la norepinefrina, entre otros) en el cerebro.

De manera más específica, como ya sabemos, las señales cerebrales se producen a través de impulsos nerviosos que se envían de neurona a neurona, conectándose entre sí y recibiendo las unas de las otras biomoléculas conocidas como neurotransmisores. Una vez que estas sustancias han llevado a cabo su cometido (esto es, estimular o inhibir a la célula), las neuronas poseen ciertos transportadores que se encargan de eliminarlas o recaptarlas para restablecer el equilibrio y que el cerebro pueda continuar con su funcionamiento normal. Tanto la cocaína como la MDPV son capaces de bloquear a los transportadores de neurotransmisores excitadores y actúan dejando estas moléculas atrapadas o adheridas a los receptores psinápticos de las neuronas y, consecuentemente, sobreestimulando su actividad.

Droga caníbal: efectos cerebrales

No obstante, la principal diferencia de la MDPV y de la cocaína en el cerebro es que la primera puede llegar a tener una potencia de inhibición cien veces mayor que la segunda, afectando a las funciones del cerebro gravemente, así como sus efectos pueden tener una duración mayor en el tiempo.

¿Cuáles son sus efectos a corto, medio y largo plazo?

Las noticias aparecidas en los medios relacionadas con la MDPV en los últimos años han descrito casos muy diversos de personas que muerden a otras, que se comportan de manera agresiva, extraña e imprevisible o que sufren alucinaciones de todo tipo. En realidad, los estudios empíricos que versan sobre estos aspectos son aún muy limitados y no muestran evidencias claras sobre los efectos concretos producidos por el consumo y abuso de este tipo de droga sintética. Sin embargo, las investigaciones sí señalan de manera generalizada el estado de gran excitación en el individuo, causado por la sobreactivación cerebral, lo que a su vez explica la aparición de síntomas físicos y fisiológicos como taquicardias, agitación, dilatación de las pupilas, visión borrosasudoración excesiva convulsiones tras su consumo, así como fallos multiorgánicos.

Asimismo, como ya se ha mencionado, los efectos adversos de las sales de baño en el organismo pueden ser de larga duración o permanentes, por lo que existe un alto riesgo de sufrir un deterioro cognitivo notable y alteraciones mentales graves como comportamientos agresivos, delirios, pérdida de memoria (especialmente, deficiencias en la memoria de trabajo), problemas de atención y en el autocontrol (lo que supone un factor de riesgo añadido para continuar con el abuso de drogas) o, en los casos más graves, psicosis.

 

Referencias

García-Pardo, M. P., Navarro-Selfa, E. y De la Rubia, J. E. (2018). Drogas alarmantes en la última década: ¿qué sabemos sobre ellas? Revista Española de Drogodependencias, 43, 86-99.
Horsley, R. R., Lhotkova, E., Hajkova, K., Feriancikova, B., Himl, M., Kuchar, M. y Pálenicek, T. (2018). Behavioural, Pharmacokinetic, Metabolic, and Hyperthermic Profile of 3,4-Methylenedioxypyrovalerone (MDPV) in the Wistar Rat. Frontiers in Psychiatry, 9, 1-13.
Sewalia, K., Watterson, L. R., Hryciw, A., Belloc, A., Ortiz, B. y Olive, M. F. (2018). Neurocognitive dysfunction following repeated binge-like self-administration of the synthetic cathinone 3,4-methylenedioxypyrobalerone (MDPV). Neuropharmacology, 134, 36-45.
Watterson, L. R., Kufahl, P. R., Nemirovsky, N. E., Sewalia, K., Grabenauer, M., Thomas, B. F., Marusich, J. A., Wegner, S. y Olive, M. F. (2012). Potent rewarding and reinforcing effects of the synthetic cathinone 3,4-methylenedioxypyrovalerone (MDPV). Addiction Biology, 19, 165-174.
Weaver, M. F., Hopper, J. A. y Gunderson, E. W. (2015). Designer drugs 2015: assessment and management. Addiction Science & Clinical Practice, 10, 1-9.

Julia Torrente

Graduada en Psicología por la Universidad de Sevilla, erasmus en la Universiteit Utrecht y Máster de Profesorado en la especialidad de Orientación Educativa por la Universidad de Granada. | Contacto: juliatormor@elbauldelapsique.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.