El vibrador: historia de una terapia

El vibrador: Historia de una terapia

Aunque pueda parecer extraño, el vibrador femenino surgió con un fin terapéutico. En la década de 1880, un doctor inglés llamado Joseph Mortimer Granville (1833-1900), inventó el primer vibrador de batería para utilizarlo en su consulta. La finalidad era el tratamiento de lo que en la época victoriana se conocía como “histeria femenina”. Hasta entonces el tratamiento era un “masaje pélvico” manual que consistía en conseguir que las mujeres histéricas alcanzaran el orgasmo, lo que se denominaba “paroxismo histérico“. La motivación de este tratamiento era la creencia de que el deseo sexual reprimido daba lugar a dicho trastorno.

QUÉ ES LA HISTERIA FEMENINA

Dr. Joseph Mortimer Granville, inventor del vibrador de batería
Dr. Joseph Mortimer Granville

La histeria femenina fue un trastorno psíquico diagnosticado con mucha frecuencia hasta 1952. Año en el que la Asociación Americana de Psiquiatría (APA) declaró oficialmente que sólo se trataba de un mito anticuado.

La histeria femenina abarcaba un amplio abanico de síntomas. Como el insomnio, la retención de líquidos, los mareos, la irritabilidad o los dolores de cabeza. De manera que casi cualquier dolencia leve podía servir para diagnosticarla. Realmente el único requisito indispensable era que la paciente fuese una mujer. Tanto fue así, que se afirmó que una de cada cuatro la padecía. 

La idea principal era que el culpable de la histeria era un órgano femenino muy concreto: el útero. Cuando el útero no se utilizada durante un tiempo, se desplaza por el cuerpo siendo el orgasmo la manera de hacer que éste volviera a su lugar de origen.

Por otro lado, en dicha época, estaba mal visto que las mujeres acudieran solas a las consultas médicas. Por lo que era muy común que las mujeres acudieran con sus madres o maridos. Situación bastante incómoda dado el tratamiento utilizado.

EL VIBRADOR

El tratamiento de la histeria femenina consistía en alcanzar el orgasmo con la ayuda del vibrador.

El uso del vibrador se extendió rápidamente. De hecho, fue el sexto aparato eléctrico de uso doméstico y llegó al mercado mucho antes que otros aparatos, como la aspiradora o la plancha. Se anunciaba como un aparato de masaje antiestrés incluso en revistas de moda y costura.

Pero su reputación decayó vertiginosamente a mediados del siglo XX. Concretamente desde que la APA declaró que la histeria femenina no era un trastorno y desde que en las películas pornográficas se empezara a utilizar como un juguete sexual. Así que esto provocó que desaparecieran de las revistas y de los estantes de las tiendas populares.

UNA PELÍCULA: “HYSTERIA”

En 2011 se estrena una comedia romántica inglesa que lleva por título “Hysteria”. Como no podía ser de otra manera, la película ambientada en la época victoriana, narra el tratamiento de la histeria femenina y la invención del vibrador. Aquí podéis ver el tráiler.

No deja de ser curioso que un artículo que a día de hoy está totalmente relacionado con el placer y la sexualidad, naciera con un fin médico y terapéutico. Además, aunque sin éxito, su imagen se intentó alejar todo lo posible de la que se tiene hoy como juguete sexual.

Laura Sánchez

Graduada en Psicología y Máster en Psicología de la Intervención Social y Comunitaria en la Universidad de Sevilla, donde fue alumna interna en el Departamento de Psicología Experimental. Opositora al Cuerpo Superior de Técnicos de Instituciones Penitenciarias e investigando en Historia de la Psicología. | Contacto: laurasanchez@elbauldelapsique.com

Deja un comentario