La adopción en España

La adopción en España

La adopción supone un acto jurídico por el que una persona menor de edad pasa a ser hijo o hija de otra persona o pareja que no son sus padres biológicos. Este es un acto que no puede deshacerse, es decir, no se puede anular la adopción. Así que, una vez que el menor es adoptado, se encuentra en las mismas condiciones que un hijo biológico y sus padres tienen los mismos deberes; como velar por ellos, alimentarlos, educarlos o representarlos y administrar sus bienes.

Con respecto a la estadística de la adopción en España, en los últimos años, la adopción ha sufrido un decremento progresivo, lo que puede deberse, entre otras cosas, a la crisis económica. Según los datos aportados por los Consulados españoles en el extranjero, el número de niños/as adoptados/as ha sido el siguiente:

Estadística de la adopción

¿Quién puede adoptar? 

  • Los mayores de 25 años (si se trata de una pareja*, es suficiente con que uno de ellos haya alcanzado dicha edad).
  • Los que tengan una diferencia de edad con el adoptado, como mínimo, de 16 años y, como máximo, de 45 años.
  • Los que hayan sido declarados idóneos para el ejercicio de la patria potestad por el Servicio de Protección de Menores de su ciudad de residencia.

*En el caso de las parejas heterosexuales que deseen adoptar, deben estar casadas o ser pareja de hecho; mientras que en el caso de parejas homosexuales, tienen que estar casadas.

¿Quién puede ser adoptado?

Los menores no emancipados. De forma excepcional, podrán ser adoptados los mayores de edad o los menores emancipados si, inmediatamente antes de la emancipación, hubiera existido una convivencia de al menos un año. No se puede adoptar a un descendiente ni a un pariente en segundo grado (nietos, hermanos, cuñados y abuelos).

Trámites de la adopción nacional

1. Dirigirse al Servicio de Protección de Menores de la ciudad donde se resida para formalizar el ofrecimiento para la adopción y aportar los documentos básicos necesarios. Algunos de estos documentos son el certificado de matrimonio en su caso, el certificado de antecedentes penales, un certificado médico o un certificado de ingresos económicos.

2. Una vez formalizado el ofrecimiento, se realiza un estudio de la/s persona/s para valorar su capacidad para adoptar y su idoneidad para el ejercicio de la patria potestad. Para ello, se realizan entrevistas y visitas al domicilio de los interesados, además de que deben realizar un curso de preparación.

3. Una vez realizado el estudio, se ingresará en una lista y se acordará cuál es la familia más idónea para los menores que estén en situación de ser adoptados y comenzará un periodo de acogimiento familiar preadoptivo; es decir, el menor pasa a vivir un tiempo en casa de sus posibles futuros padres adoptivos. Si todo va bien, el Servicio de Protección de Menores propone la adopción.

4. Esta propuesta se remitirá el juez competente junto con todos los documentos necesarios. Esta propuesta no será necesaria cuando concurran alguna de las siguientes circunstancias:

  • El adoptado sea huérfano y pariente del adoptante en tercer grado (bisabuelos, tíos, sobrinos y biznietos).
  • Que el adoptado sea hijo del cónyuge (o análoga relación).
  • Llevar más de un año en guarda con fines de adopción o haber estado bajo su tutela por el mismo tiempo.
  • Que el adoptado sea mayor de edad o un menor emancipado.

5. El proceso termina en el Registro civil, donde se inscribe la adopción y se cambian los apellidos del hijo adoptivo.

Adopción

Trámites de la adopción internacional

La tramitación de una adopción internacional se inicia en España a partir del ofrecimiento para la adopción, iniciándose así un proceso en España y posteriormente en el país de origen del niño. Pero antes que nada, se habrá de comprobar que:

  • Que la legislación del país de origen del menor regula la adopción.
  • Que el país dispone de un organismo competente en materia de protección de menores al que dirigir el ofrecimiento para la adopción para que pueda procederse a la tramitación.
  • Que no exista en el país una situación de inseguridad jurídica grave en la tramitación de adopciones.

La Ley de Adopción Internacional establece que no se tramitarán ofrecimientos para la adopción de menores nacionales de otros países o con residencia habitual en otro Estado en las siguientes circunstancias:

  • Cuando el país se encuentre en conflicto bélico o inmerso en un desastre natural.
  • Si no existe en el país una autoridad específica que controle y garantice la adopción.
  • Cuando en el país no se den las garantías adecuadas para la adopción, las prácticas y trámites necesarios no respeten el interés del menor o no se cumplan los principios éticos y jurídicos internacionales.

Además, tenemos que tener en cuenta que en las adopciones internacionales entran en juego dos legislaciones, la española y la del país de origen, por lo que deben cumplirse los requisitos y procedimientos de las dos leyes.

Enlaces de interés

Bibliografía

Asesoramiento.org (2015). ¿Cómo adoptar un niño en España? Recuperado el 26 de diciembre de 2017 de Asesoramiento.org: https://goo.gl/NU7xcu

Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (s.f.). Adopciones. Recuperado el 26 de diciembre de 2017 de la web del Gobierno de España: https://goo.gl/BXXMB3

Laura Sánchez

Graduada en Psicología y Máster en Psicología de la Intervención Social y Comunitaria en la Universidad de Sevilla, donde fue alumna interna en el Departamento de Psicología Experimental. Opositora al Cuerpo Superior de Técnicos de Instituciones Penitenciarias. | Contacto: laurasanchez@elbauldelapsique.com

Deja un comentario