Psicología a prueba #5: Watson y el pequeño Albert

Psicología a prueba #5: Watson y el pequeño Albert
John Watson. Pequeño Albert
John Watson

¿Qué se pretendía con este experimento?

Con este experimento se pretendían tres cosas:

  • Condicionar el miedo a un animal (el cual inicialmente no provocaba ninguna reacción en el pequeño Albert) al aparecer al mismo tiempo que un ruido estridente (el cual sí provocaba una reacción de llanto en el pequeño Albert).
  • Transferir este miedo condicionado a otros animales y objetos inanimados (generalización).
  • Y la persistencia de este miedo a lo largo del tiempo.

¿Cómo se desarrolló?

El pequeño Albert era un niño sano, de 9 meses de edad, al cual se le condicionó el miedo a una rata blanca al aparecer al mismo tiempo que un fuerte ruido provocado por un martillo que golpeaba una larga barra de acero.

Watson junto a su alumna y ayudante Rosalie Rayner (1898-1935) comenzaron presentando al bebé una rata, ante lo que no aparecía respuesta; luego presentaron el ruido, ante lo que aparecía la respuesta de llanto; luego presentaban conjuntamente la rata y el ruido, ante lo que aparecía de nuevo la respuesta de llanto; y por último, presentaron sólo la rata, ante lo que ahora aparecía la respuesta de llanto. Por lo tanto, el miedo a la rata había sido condicionado. Exactamente, después de dos sesiones, en las que se había presentado 7 veces la rata junto con el ruido dejando una semana entre medio de estas sesiones.

Condicionamiento del miedo. Pequeño Albert.
Condicionamiento del miedo.

Tras condicionar el miedo a la rata y una vez que habían pasado 5 días, se le presentó al pequeño Albert los siguientes estímulos: una rata, un conejo, un perro, unos tacos de madera, algodón blanco, un abrigo de piel, una máscara y la cabeza de Watson. Se encontró que el niño lloraba ante la presencia de: la rata, el conejo, el perro y el abrigo de piel. De manera que se había producido la generalización de estímulo; es decir, se producía la respuesta (el llanto) ante estímulos similares al condicionado (la rata).

Pasados 31 días más, a modo de seguimiento, se volvieron a presentar los mismos estímulos para comprobar si el miedo persistía a lo largo del tiempo y se encontró que el pequeño Albert lloraba ante los mismos estímulos que la primera vez sumándose en esta ocasión el llanto ante la máscara.

Así que a pesar de la inconsistencias, como el miedo a la máscara, un estímulo nada similar a la rata; este experimento ha sido muy importante en la historia de la Psicología. Esto se debe a que se demostró que los miedos pueden ser condicionados, que se generalizan a estímulos similares y que, además, son persistentes en el tiempo.

En este vídeo, se pueden ver imágenes grabadas durante el experimento.

¿Condicionamiento clásico u operante?

Aunque se ha entendido que el experimento del pequeño Albert se trataba de un caso de condicionamiento clásico, el psicólogo y profesor E. A. Kazdin (1945-) nos explica que se trata de un caso de condicionamiento operante debido a que la respuesta (el intento del pequeño Albert de tocar la rata) va seguida de un fuerte y desagradable ruido. De manera, que se trata de un entrenamiento de castigo.

Bibliografía

Pérez Álvarez, M. (1995). Fracaso del conductismo Watsoniano y éxito del punto de vista conductista. Acta comportamentalia, vol. 3, p. 35-52.

Laura Sánchez

Graduada en Psicología y Máster en Psicología de la Intervención Social y Comunitaria en la Universidad de Sevilla, donde fue alumna interna en el Departamento de Psicología Experimental. Opositora al Cuerpo Superior de Técnicos de Instituciones Penitenciarias. | Contacto: laurasanchez@elbauldelapsique.com

Deja un comentario