¿Sabías que…? Conflictos y amores de verano

Sabías que... conflictos y amores de verano

Además del sol, la playa, la piscina y los helados, el verano nos trae muchas cosas más que pueden ser tanto positivas como negativas. Un ejemplo de ello lo tenemos en los conflictos familiares durante las vacaciones y en los amores de verano. ¿Sabías que durante el verano aumentan los conflictos familiares? ¿Sabías qué caracteriza a los amores de verano? Vamos a averiguarlo.

Los conflictos familiares

Llega el verano y, con él, un momento que todos/as estamos esperando con muchas ganas: las vacaciones, ese momento del año en el que las familias pasan más tiempo juntos. Y ya sabéis… el roce hace el cariño, pero también, a veces, hace que salten chispas. Un ejemplo nos lo da las estadísticas del Consejo General del Poder Judicial, las cuales señalan que las demandas de divorcio aumentaron un 12’5% en el tercer trimestre del 2014. Que durante el verano se den más conflictos familiares se puede deber a diversos motivos como, por ejemplo:

  • La falta de rutina, lo que conlleva más tiempo sin hacer nada, más tiempo de convivencia y una mayor improvisación.
  • La estructura familiar y su dinámica. Si durante el invierno uno de los dos progenitores se ha dedicado a los/as hijos/as mientras que el otro se ha dedicado al trabajo, en verano, cuando ambos deben compartir el tiempo familiar, esto puede causar conflictos tanto con los/as hijos/as como con el otro progenitor.
  • El aburrimiento de los/as hijos/as al no tener tareas escolares u otras actividades a la que dedicarse, lo que puede llevar a que los padres se vean desbordados por no poder controlar a sus hijos/as y las vacaciones se conviertan en un caos.

De esta manera, las vacaciones son un reto para la familia, la cual tiene que ser capaz de llevar a cabo un complejo proceso de toma de decisiones conjunto y democrático, donde todos sus miembros tendrán voz y voto. Y, para ello, han de desarrollar una serie de habilidades y estrategias como la capacidad de flexibilizarse, comunicarse, debatir, buscar información, negociar y adaptarse a las necesidades de todos los miembros.

No obstante, no debemos olvidar que el conflicto es un proceso natural y necesario para el buen desarrollo de nuestras relaciones sociales, siempre y cuando no deriven en problemas más graves, en este caso, para el funcionamiento de nuestra familia.

Los amores de verano

Además de todo lo ya mencionado -como el sol, los helados o las vacaciones-, el verano también nos trae la revolución de las hormonas; aún más si nos encontramos en la adolescencia. ¿No os ha pasado que os habéis ido de vacaciones al pueblo de vuestros abuelos, habéis conocido a ese/a chico/a tan mono/a y os habéis acabado creyendo que estabais en una película romántica como Grease (1978), Dirty Dancing (1987), Mi chica (1991) o El diario de Noa (2004)? Esos amores de juventud, tan intensos y tan breves, que acaban según llega septiembre. Pero, ¿cómo es un amor de verano?

Conflictos y amor. Películas amores de verano
De izquierda a derecha y de arriba a abajo: El diario de Noa, Dirty Dancing, Mi chica y Grease.

Según el psicólogo Robert J. Sternberg (1949-) y su teoría triangular del amor, el amor está compuesto por tres ingredientes: confianza/intimidad, compromiso y pasión. Según la combinación de estos tres elementos, podemos llegar a sentir hasta siete tipos diferentes de amor. Un ejemplo es el cariño, donde existe intimidad pero no hay compromiso ni pasión y es el que se da con los amigos más cercanos. Pero a nosotros aquí el que nos interesa es el amor de verano que se corresponde con el amor romántico; en éste tendríamos intimidad y pasión pero no compromiso.

Bibliografía

Bronner, F. y de Hoog, R. (2008). Agreement and disagreement in family vacation decision-making. Tourism Management, 29, 967-979.

Comunicación Poder Judicial. (2014). Las demandas de disolución matrimonial aumentan un 12,5 % en el tercer trimestre de 2014. Recuperado el 4 de julio del 2017 de Poder Judicial España: https://goo.gl/33M1Ek

Crouter, A. C. y McHale, S. M. (1993). Temporal rhythms in family life: Seasonal variation in the relation between parental work and family processes. Developmental Psychology, 29, 198-205.

Torres, E. (s.f.). ¿Deterioran las vacaciones las relaciones familiares? Recuperado el 4 de julio del 2017 del Instituto Centta: https://goo.gl/LTfm9Q

El Baúl de la Psique

“El Baúl de la Psique” es una web dedicada a la divulgación de Psicología. Dentro del Baúl podréis encontrar gran variedad de temas relacionados con esta ciencia: historia, educación, neurociencia, curiosidades… ¡Y muchas cosas más! | Contacto: contacto@elbauldelapsique.com

Deja un comentario