Trastorno de identidad disociativo o doble personalidad

Trastorno disociativo

Recientemente se ha estrenado una película estadounidense llamada “Múltiple” (2016), protagonizada por James McAvoy (1979-) y dirigida por M. Night Shyamalan (1970-), quien también ha sido el autor del guión. Esta película, –que ha sido un éxito en taquilla, incluso encabezando la española– está dando que hablar debido al trastorno que padece su protagonista: un trastorno de identidad disociativo, también llamado de personalidad múltiple o doble personalidad. Aquí podéis ver el tráiler:

Shyamalan, para desarrollar el personaje protagonista y también el de la doctora Fletcher, asistió a clases de Psicología en la Universidad de Nueva York, estudió casos documentados y habló con varios psiquiatras. Así que se basó en la realidad pero lo llevó un poco más allá dentro de la ficción.

Kevin, el protagonista de "Múltiple".
Kevin, el protagonista de “Múltiple“.

El protagonista de este thriller psicológico llega a mostrar 23 personalidades distintas. Pero, ¿qué es realidad? ¿Qué es ficción? ¿Ocurre esto de verdad? En esta entrada no vamos a analizar la película, ya que eso nos encajaría más en nuestra sección especial “Psicología en 35 mm”, pero sí que vamos a tratar de conocer qué es el trastorno de identidad disociativo.

¿Qué es el Trastorno de Identidad Disociativo (TID)?

El trastorno de identidad disociativo es una patología relativamente poco frecuente. En España es poco diagnosticado debido a que los pacientes son valorados con otros trastornos menos graves. En general, se acepta que para los países industrializados la prevalencia está en torno al 2’4%.

A este respecto, el psiquiatra Luis Caballero dice lo siguiente:

Hay factores culturales que lo hacen más propenso. (…) En Estados Unidos, aceptan con mayor facilidad la existencia de esta patología, mientras que en España solemos achacarlo a patologías menores”.

El TID causa una alteración en la conciencia, en la memoria, la identidad y la percepción del entorno. En el DSM-V, el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, se define de la siguiente manera:

Perturbación de la identidad que se caracteriza por dos o más estados de la personalidad bien definidos, que se puede describir en algunas culturas como una experiencia de posesión. La perturbación de la identidad implica una discontinuidad importante del sentido del yo y del sentido de entidad, acompañado de alteraciones relacionadas del afecto, el comportamiento, la conciencia, la memoria, la percepción, el conocimiento y/o el funcionamiento sensitivo-motor. Estos signos y síntomas pueden ser observados por parte de otras personas o comunicados por el individuo”.

También señala la aparición de:

“Lapsos recurrentes en la memoria de acontecimientos cotidianos, información personal importante, y/o sucesos traumáticos incompatibles con el olvido ordinario”.

El Dr. Jekyll y Mr. Hyde” es otro ejemplo de Trastorno Disociativo, así como la película “El cisne negro” (2010) o “El club de la lucha” (1999).

Así que se trata de la presencia de dos o más identidades que controlan el comportamiento del individuo. Además, existe incapacidad para recordar información personal importante (amnesia y/o fuga disociativa), lo que se sale del olvido normal u ordinario. Esto conlleva una perturbación de la identidad, al existir una discontinuidad en el “sentido del yo” y se acompaña, entre otras cosas, de alteraciones afectivas y del comportamiento.

En la mayoría de los casos, se presentan dos personalidades pero se han llegado a describir casos que presentaban entre 13 y 15 personalidades. Suelen ser personas muy sugestionables. No saben de la existencia de las otras identidades, ni recuerdan las experiencias vividas con la “otra personalidad”, por lo que existe amnesia y una sensación de tiempo perdido. Las personalidades son sucesivas y no simultáneas.

Así lo explica, de nuevo, Luis Caballero:

Reaccionan de manera distinta, tienen distinto tono de voz. Cambia por completo la forma de expresarse. Entre ellos normalmente se ignoran, por eso sufren lagunas de memoria. Hay una alternancia en la capacidad para guardar los diferentes recuerdos”.

Trastorno de identidad disociativo o doble personalidad.

¿Con qué se asocia o a qué se debe?

El TID se ha asociado a la presencia de acontecimientos traumáticos en la infancia, especialmente a los abusos sexuales; ya que la mayor parte de estos pacientes han sufrido algún suceso traumático infantil, correlacionando la gravedad de estos acontecimientos traumáticos con la gravedad del trastorno. De manera que parece existir una relación entre él y el Trastorno por Estrés Postraumático (TEPT).

Parece ser que al producirse este suceso traumático cuando la personalidad aún no está totalmente desarrollada, las personas reaccionan de esta manera, patológica o desadaptada, para poder hacer frente al suceso. Es decir, generan una alternativa. Si esto ocurriera en una edad más avanzada, probablemente sólo se sufriría un Trastorno por Estrés Postraumático, lo que afectaría mucho menos a la vida de la persona.

Bibliografía

American Psychological Association (APA) (2014). DSM-V. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Washington, DC: American Psychiatric Publishing.

Bru, M. T., Santamaría, M., Coronas, R. & Cobo, J. V. (2009). Trastorno disociativo y acontecimiento traumático: un estudio en población española. Actas Españolas de Psiquiatría, 37(4), 200-204.

López, L. (2017). ¿Es posible tener 23 identidades en un mismo cuerpo? Recuperado el 23 de febrero de 2017 del Periódico ABC: http://www.abc.es/play/cine/noticias/abci-multiple-posible-tener-24-identidades-mismo-cuerpo-201701262010_noticia.html

Rodríguez Testal, J. F. (2012) [Power Point]. Psicopatología Clínica. Universidad de Sevilla: Grado en Psicología.

Laura Sánchez

Graduada en Psicología y Máster en Psicología de la Intervención Social y Comunitaria en la Universidad de Sevilla, donde fue alumna interna en el Departamento de Psicología Experimental. Opositora al Cuerpo Superior de Técnicos de Instituciones Penitenciarias e investigando en Historia de la Psicología. | Contacto: laurasanchez@elbauldelapsique.com

Deja un comentario