Webs “Pro-Ana” y “Pro-Mía”: la anorexia y la bulimia

Webs "Pro-Ana" y "Pro-Mía": la anorexia y la bulimia

“Porque la comida es como el arte, existe sólo para mirarla”.

Este es uno de los eslóganes que utilizan las páginas Pro-Ana y Pro-Mía.

Pero, ¿qué son las páginas Pro-Ana y Pro-Mía?

Son páginas a favor de la anorexia y la bulimia que ofrecen consejos, dietas y ejercicios con los que perder peso rápidamente, llegando a veces al extremo. La anorexia y la bulimia se consideran un “estilo de vida” y tienen su propia subcultura. Existen desde los años 90 pero han sufrido un aumento según se extendía el uso de internet.

En estas páginas son muy típicas las “carreras de kilos”, competiciones que gana quien haya perdido más peso. Pérdidas de peso “a lo bestia” y nada saludables. Además, también son Pro-Si (pro-selfinjury), lo que significa que fomentan y “enseñan” conductas autolíticas como un método de autocontrol.

La anorexia y la bulimia

Su legalidad

En otros países europeos, como Francia, estas páginas ya son ilegales pero en España todavía no. Motivo por el que algunas asociaciones piden al Gobierno que las penalice. Así que estas páginas aún no pueden cerrarse legalmente. Pero gracias a la colaboración de algunos servidores se han cerrado ya cientos de ellas. El problema es su proliferación, se cierran 200 y al día siguiente hay otras tantas.

En la actualidad hay una recogida de firmas para que se ilegalicen este tipo de páginas. La petición fue abierta por la madre de una chica de 14 años afectada. Este es su relato:

Yo no sabía ni que existían, hasta que mi hija adolescente me confesó que había visitado una de ellas. Os aseguro que nada más leer las primeras líneas las lágrimas me rodaban amargamente (…). Lo recuerdo como lo más espantoso que he leído jamás. (…) Adolescentes como mi hija, en una edad difícil, que encuentran en esas páginas todo tipo de consejos y apoyos para perder peso hasta niveles que afectan gravemente su salud e incluso ponen en riesgo sus vidas, y hablo por experiencia: llevamos ya un año luchando contra esta enfermedad, primero interna en una unidad de recuperación psiquiátrica durante 51 días, 21 de ellos aislada, sin poder verla ni hablar con ella. Ahora está interna en un centro especializado en trastornos alimenticios y de conducta. No podéis imaginar lo duro que es si no lo habéis vivido.”

Podéis firmar la petición, que ya lleva casi 300.000 firmas, aquí: Prohíban las páginas pro-anorexia y pro-bulimia en Internet.

 ¿Qué es la anorexia y la bulimia?La anorexia y la bulimia

Ambos son trastornos alimentarios en los que existe una preocupación excesiva por el aspecto físico, miedo intenso a ganar peso y una alteración en la percepción del peso o constitución. Se caracterizan por una elevada autoexigencia, inseguridad y baja autoestima. Estos trastornos pueden volverse crónicos y se dan en todas las edades y sexos. Pero según la Agencia de Calidad de Internet (IQUA), el 75% de los visitantes de estas páginas son menores de edad, entre los 8 y los 17 años, y el 80% de sexo femenino. Aún así, también existen casos en el sexo masculino como más adelante veremos.

La anorexia consiste en la restricción en la ingesta de comida, lo que conduce a un peso corporal inferior al mínimo normal. En cambio, en la bulimia se ingieren grandes cantidades de comida (atracones) de forma compulsiva para luego sentirse culpable y utilizar el vómito autoprovocado, los laxantes, los diuréticos o los enemas. Así que la principal diferencia la encontramos en el comportamiento: las personas con anorexia son mucho más controladoras, mientras que las que padecen bulimia son más ansiosas y descontroladas.

Las mentiras de las webs Pro-Ana y Pro-Mía

El problema de estas webs es que los consejos, trucos y ejercicios que fomentan no son nada saludables, al ser extremos y atentar contra la salud. Por sólo mencionar algunos y no divulgarlos más, aconsejan comer hielo o autolesionarse. Todo esto haciendo creer a sus visitantes que lo que buscan es un cuerpo sano, la perfección y el amor por sí mismo. ¡TOTALMENTE FALSO! Hay que tener mucho cuidado con esto, ya que no debes olvidar que este tipo de conductas pueden llevar a problemas muy graves de salud e incluso a la muerte. Además, pesar 30 kilos no es sinónimo de perfección ni de cuerpo sano, sino todo lo contrario. Hay chicas que han llegado a este extremo y se han tenido que enfrentar a tener que ir en silla de ruedas, a ingresos hospitalarios de larga duración e incluso a la muerte.

La anorexia y la bulimia
Rachael Farrokh. Su caso se hizo conocido porque llegó a pesar 20 kilos y pidió ayuda públicamente.

Otro problema de estas webs es que las personas que acaban de “debutar” presentan conductas de enfermas crónicas y su empeoramiento es mucho más rápido. Además, muchas de las personas que sufren de anorexia o bulimia tienen una baja autoconciencia de la gravedad y creen tener el control; esto hasta que se ven abocadas a situaciones como la de Rachael Farrokh. Además, como si fuera poco la grave distorsión de la imagen y la obsesión por la comida y el peso, tampoco le dan importancia a otros síntomas graves como los mareos, la falta de energía o los frecuentes cambios de humor.

Los trastornos alimenticios no sólo son cosa de mujeres

Aunque la mayoría de los casos se den en mujeres o niñas, y por ello, a veces al hablar de la anorexia exista la tendencia a hablar en femenino; la realidad es que también hay casos de hombres con trastornos alimenticios. Uno de ellos es el dramático caso de Jeremy Gillitzer. Jeremy era un modelo estadounidense al que la anorexia le perseguía desde los 12 años. Finalmente murió en 2010 con 38 años y pesando 29 kilos.

La anorexia y la bulimia
Jeremy Gillitzer

La recuperación es posible

A pesar de que hemos querido resaltar la gravedad de la anorexia y la bulimia y que no debe tomarse como un juego, no queremos terminar sin un punto de vista más positivo: la recuperación es posible. Así es el caso de Lauren Bailey. Una joven que padeció anorexia desde que con 14 años comenzó una dieta que se le fue de las manos. Llegó a pesar 22 kilos y tal era su obsesión que paseaba desde las 6 de la mañana hasta las 6 de la tarde (¡12 horas!) todos los días, continuando aún en su casa con ejercicios como subir y bajar escaleras. Afortunadamente, con 26 años leyó un artículo en una revista y fue lo que le hizo decidirse a pedir ayuda. Tras pasar un año y medio en un centro especializado consiguió volver a casa recuperada. ¡Enhorabuena, Lauren!

La anorexia y la bulimia
Lauren Bailey

Así, que antes cualquier problema de esta índole no consultéis internet, pedid ayuda a un especialista.

Si queréis ver un documental, aquí podéis ver “Diario de una anoréxica“. Este documental nos cuenta la historia de Chloé Lafon, una joven francesa de 20 años que permitió en 2007 que una cámara la acompañase durante varios meses.

Referencias más relevantes:

American Psychological Association (APA) (2014). DSM-V. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Washington, DC: American Psychiatric Publishing.

Albor, L. (2014). Tras los pasos de Ana y Mía: las webs que fomentan la anorexia son legales en España. Recuperado el 23 de abril de 2016 de El Diario: http://www.eldiario.es/hojaderouter/internet/paginas-ana-mia-anorexia-bulimia-leyes-espana_0_298170489.html

Laura Sánchez

Graduada en Psicología y Máster en Psicología de la Intervención Social y Comunitaria en la Universidad de Sevilla, donde fue alumna interna en el Departamento de Psicología Experimental. Opositora al Cuerpo Superior de Técnicos de Instituciones Penitenciarias e investigando en Historia de la Psicología. | Contacto: laurasanchez@elbauldelapsique.com

Deja un comentario